Cincomarzada de Zaragoza

Representación de batalla Zaragoza

La Cincomarzada siempre ha sido un día especial en Zaragoza.
Daba igual la lluvia, la nieve, o que soplara el cierzo, ya que en el parque Tío Jorge, o antiguamente en la arboleda de Macanaz, se llenaba de zaragozanos. Siempre aguardaban decenas de espectáculos y entretenimientos para que disfrutáramos de un día de campo con los amigos y familiares. Tras un paréntesis por la pandemia, la Cincomarzada 2022 vuelve a celebrarse en Zaragoza con varias actividades programadas por el ayuntamiento. El parque Tío Jorge albergará un espacio de celebración  de alrededor de unos 20.000 metros cuadrados para un aforo máximo de 5000 personas.  Conciertos, comida y bebida se reunirán en la explanada para volver a celebrar una fiesta tradicional, laúnica laica de nuestro calendario, que ya fue suspendida durante el franquismo. Pero… ¿sabéis qué se celebra?

¿Qué se celebra en la Cincomarzada de Zaragoza?

Viajemos al siglo XIX, concretamente a 1838. España se encuentra sumida en una guerra civil tras la muerte de Fernando VII. Su hermano, el infante Carlos María Isidro, no acepta que su sobrina, la pequeña Isabel II, haya accedido al trono tras la muerte de su padre. Sus tropas son las carlistas. El país está dividido, y Zaragoza apoya a la niña, pues su reinado se visualiza como una posible apertura al liberalismo. El ejército zaragozano debe viajar al Maestrazgo a librar una batalla, dejando la ciudad a priori desprotegida, algo que quieren aprovechar los carlistas para saquearla.

La noche del Cinco de Marzo

Así que la noche del cinco de marzo, las tropas carlistas de Juan Cabañero entran en Zaragoza. Se imaginan un ataque rápido y sin complicaciones. Pero no saben de la bravura de los zaragozanos y zaragozanas que, con utensilios de cocina, muebles y aceite hirviendo hacen frente a los enemigos no permitiéndoles tomar la ciudad y haciéndolos huir horas después con las manos vacías. 

batalla carlista cincomarzada
Una vez sofocado el ataque y a lo largo de todo el día 5, las revueltas vecinales se suceden en Zaragoza. Han sido los vecinos quienes han combatido al enemigo y no se han sentido apoyados por las fuerzas militares al mando. La fiereza de las revueltas culmina con el asesinato del general Esteller, que estaba al mando, ya que es acusado de colaborar con los carlistas al no ordenar a las tropas militares luchar contra ellos. La paliza que causó la muerte al general se produjo bajo la cruz del Coso, en la plaza de San Francisco, actual Plaza de España.


Después de los hechos, la regente Maria Cristina otorga a la ciudad de Zaragoza el título de “Siempre Heróica” y se añade al escudo de armas una orla de laurel.  Posteriormente, una vez acabada la guerra, el cinco de marzo pasó a ser día festivo en Zaragoza.

Puedes seguirnos en Facebook e Instagram, y si te ha gustado, comparte 🙂


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.